Plastines

TINTAS DE RETORNO

Un tema que trasnocha!

A quien de los impresores no les preocupa el inventario de los saldos de tinta? Cuanto equivale este inventario en dinero? En algunos casos, más que en otros, el nivel del stock supera el nivel óptimo, que algunos conocedores estiman como un 10% del consumo mensual. Por supuesto este valor depende de la variedad de tonos que maneja el impresor.

Se podrían citar algunas causas de porque se sube el inventario de saldos:

  • Comprar más tinta de la que se necesita. Algunos convertidores no llevan registro por referencia de trabajos y/o desconocen como calcular la tinta requerida para cada pedido; y se puede estar pidiendo más tinta de la necesaria.
  • Desconocimiento en la preparación de colores que hace que se almacenen tintas mal preparadas.
  • Gran variedad de tonos en clientes de baja rotación.
  • Poca o nula rotulación de los cuñetes con saldos de tinta que dificulta su rápida recuperación.
  • Nula implementación de indicadores de gestión que midan la recuperación de los saldos de tinta; ya sea en el área de tintas, en el almacén o en el área de impresión.
  • Desconocimiento de cómo recuperar tinta de una manera rentable.
  • Poco apoyo por parte del proveedor de tintas, pues con su conocimiento podría apoyar al impresor para mantener niveles aceptables de saldos.
  • Inadecuado lavado de las unidades de entintado que hace que los saldos sean mayores debido a que se lleva todos los lavados a los saldos de tinta.
  • Inadecuada dilución de tinta en impresión. Desconocimiento del uso del vehículo o extender.
  • No disponer de personal capacitado para recuperar tinta.

Algunos impresores optan por convertir estos saldos a tinta negra mezclándolos con una base concentrada de negro. Una decisión antieconómica si comparamos los precios de colores como azul, violeta o rodamina versus el precio de la tinta negra. Además se termina con un volumen exagerado de tinta negra que toma mucho tiempo en consumirse.

Toda tinta que se baja de la impresora tiene un gran porcentaje de tinta original, saber calcularlo es importante para no sobre costear un empaque impreso.

Todo cuñete o envase de tinta que entra al almacén de saldos debe tener una identificación, debe tener adherido un barrido (impreso que se logra con una varilla de barrido) y la fecha de ingreso. También se facilita mucho llevar un Kardex o cuaderno con un barrido ojala en transparente y pigmentado blanco con el número del cuñete. En algunos casos ayuda mucho tener una muestra liquida de la tinta que se almacena.

Todo esto facilita la recuperación de una tinta. Recordemos que una impresora no puede estar parada por demora para lograr el tomo de la tinta.

PLASTINES asesora en el manejo del almacenamiento y recuperación de tintas; ver el link:www.plastines.com/servicios/recuperacion-de-tintas

Una tinta disuelta o una tinta bajada de máquina algunas veces pierden propiedades; es importante saber cómo mejorarla, mediante el uso de bases mono pigmentarias, algunos barnices tecnológicos y vehículo, algunas cantidades quizás de ceras y promotores de adherencia. Es la manera más rentable de recuperar una tinta.

Cuánto cuesta una tinta de retorno de maquina?

Hay una forma, aunque aproximada, de calcular el mínimo costo de una tinta trabajada. Esto puede hacerse mediante un balance de materiales.

tintas-de-retorno

Para el cálculo se hace las siguientes asunciones:

1. La composición de la tinta que se baja de maquina (TD) tiene la misma composición de la tinta aplicada (TA). Esto supone una agitación o recirculación permanente.

2. El solvente o mezcla de solventes que se adiciona inicialmente y durante el proceso de impresión tiene una composición similar a los solventes que tiene la tinta.

3. Se supone que cuando se baja la tinta no es porque la tinta ya no transfiera sino porque el trabajo de impresión ha concluido.

Con estas asunciones miremos un ejemplo:

Para un trabajo se inicia en una de las estaciones de una impresora con 10 Kg de una tinta y durante el proceso de impresión se agrega 8 Kg adicionales. El total de la TO es de 18 Kg a un precio de $12.000/Kg.

Si la intensidad de la tinta está por encima de la requerida y necesita usar barniz extender, se considera como TO la suma de la tinta y el vehículo y se calcula el costo ponderado entre el costo de la tinta y el costo del barniz.

Para llevar la TO a la viscosidad inicial se adiciona 3 Kg de solvente a $3.500/Kg y durante el proceso de impresión se adiciona 8 Kg más de solvente.

Después de terminada la impresión, el operario agrega 2 Kg de solvente original en la primera etapa de lavado y lleva este a la tinta. Los lavados posteriores que incluso puede hacerse con solvente recuperado no se llevan a la tinta sino al solvente sucio.

En total se agregó la siguiente cantidad de solvente que va a la tinta: 3 + 8 + 2 = 13 Kg y se partió de 18 Kg de tinta original.

Durante el proceso de impresión se evapora parte del solvente y se transfiere al plástico la tinta aplicada, se supone que la viscosidad se ha mantenido constante. Podríamos decir de forma aproximada que la mínima concentración de TO en la tinta diluida (TD) es de: 18 * 100%/ (18 + 13) = 58%.

Por lo tanto el valor más bajo de una tinta diluida seria: $12.000 * 58% + $3.500 * 42% = $8.430/Kg. Es el valor mínimo, ya que si la viscosidad y nivel de transferencia se ha mantenido hasta terminar la impresión con seguridad la concentración de TO en TD es mayor.

Lo que indica que por cada tonelada de tinta en saldo el impresor tiene como mínimo $8.430.000 de capital improductivo.

Si contamos con equipos más sofisticados, como una balanza analítica de precisión igual o superior a 0.001 g y una estufa de laboratorio, este cálculo se puede hacer de una forma más precisa a partir de la concentración de sólidos en la tinta original (TO) y la concentración de sólidos en la tinta diluida (TD).

RECOMENDACION

1. Seguir un procedimiento organizado de almacenamiento de saldos tal como se explicó antes.

2. Incluir el inventario de saldo de tintas como un indicador de gestión para el área responsable; ya sea el área de tintas o el almacén.

3. En las negociaciones que se hagan con los proveedores de tinta dar participación en las compras a aquel proveedor que se encargue de mantener el nivel de saldos de tinta por debajo del 10% del consumo mensual.

4. Hacia el futuro contemplar la posibilidad de comprar la tinta por tinta aplicada y no por tinta liquida, tal como se comentó en el artículo anterior. Los saldos serian responsabilidad del proveedor de tintas.

José Hermilson González M. para Notiplastines.